El descubrimiento de “la misteriosa menstruación”

El descubrimiento de “la misteriosa menstruación”

A finales de los años 80 me tocó recibir por primera vez mi menstruación. Me enteré tan sólo 2 años antes de “esto que nos pasa a las mujeres”, a través de una amiga de mi hermana; me di cuenta de que “las niñas grandes” estaban platicando de “algo” que no compartían con las más jóvenes. 

child-918660_640

Mi curiosidad me llevó a preguntar directamente sobre qué era eso tan misterioso que platicaban apartadas de las niñas de menor edad. Ella, muy linda por cierto, me dijo: “¿has visto los comerciales de unas toallas que salen en televisión que dice que no se ve, no se nota, y cosas así?”, respondí que sí. Ella preguntó “¿sabes para qué son?”, y yo contesté que no. Me dijo: “mira, a todas las mujeres cuando ya empezamos a crecer nos pasa, una vez al mes nos sale sangre de ahí abajito, dura varios días y esas toallas son para que no se ensucien las pantaletas y no dejes manchas, a ti también te va a pasar un día, y cuando esto pasa, ya te conviertes en señorita…”

girl-834977_640

Para mí fue una gran sorpresa, me emocioné porque yo ya quería ser señorita, pero no sabía con quién compartir esta información. Para mi hermana mayor era casi prohibido tocar este tema, le dije que había platicado con su amiga y me respondió: “¡no preguntes esas cosas a nadie!”, ahí supe que no sería fácil averiguar mucho con ella. Con mi madre no existía la confianza de hablar estos temas “prohibidos”.

Ahora me pregunto, ¿por qué son prohibidos si es parte de nuestra naturaleza?, no debería ser secreto ni para platicarla con los hombres. Es curioso pero me doy cuenta de que para muchos de ellos, es un tema muy incómodo cuando debería ser todo lo contrario.

frogs-1274770_640

Desde que empecé a vivir mi menstruación consciente he pensado que si los hombres, así como las mujeres, conociéramos sobre nuestros ciclos menstruales, las parejas serían más felices. Sin embargo, a muchas nos hicieron creer que “en estos días” estamos enfermas, somos impuras, andamos de genio, debemos esconderlo, etc. Cuando la realidad es otra, son esos días los que debemos dedicar principalmente a reconectarnos con nosotras mismas, no sentir rechazo, repulsión o asco con lo que sale de nuestro cuerpo.

09_sananasimismas

Conocer nuestro ciclo menstrual es una gran fortuna, para aprovechar cada fase y sacarle la mayor ventaja posible. Así podemos dimensionar, disminuir o equilibrar nuestras emociones. El hombre por su parte, podría también apoyar y entender mucho mejor a su pareja. Ambos sabrían que hay días de mayor sensibilidad, donde lo mejor es no tocar ciertos temas. Días ideales para ejercitarse juntos, para hacer planes, otros para poner en práctica lo planeado, platicar, crear, pasear, tomar decisiones. Además de entender que también hay días necesarios para la introspección.

i-1329349_640

El tema de la menstruación, así como el del nacimiento de los hijos son parte de nuestra naturaleza. Es tiempo de que lo hablemos abiertamente con nuestros hijos e hijas, es tan simple decirles cómo nacen los bebés; recordarles acerca de los cambios constantes en nuestro cuerpo, principalmente los cambios físicos y emocionales tan notorios en la adolescencia; y es necesario crear un vínculo de confianza y de aceptación.

young-people-563026_640girls-1360777_640

Hagamos un poco de memoria y de consciencia. Recordemos por todo lo que tuvimos que pasar para conocer un poco sobre sexualidad (sobre nuestra naturaleza); la información que obtuvimos de amigos, revistas, libros, de maestros (en el mejor de los casos), y aun así, siempre quedaban muchísimas dudas que a veces los padres no podían resolver a causa de lo incómodo que era hablar del tema. Lo más triste, en algunos casos, era que te quedabas con más dudas y con un sentimiento de culpa, por sentir la molestia de los padres y porque aceptabas que te enteraste de cosas indebidas. 

over-the-city-1261216_640

Con este texto, quiero invitarte a SER LA PERSONA QUE NECESITABAS QUE TE GUIARA CUANDO ERAS MÁS JOVEN; es decir, a que apoyes a las nuevas generaciones, a que seas muy consciente al aconsejar, a dar información de la forma más sana posible, a motivar e impulsar un vínculo de confianza con los padres. Hablemos de la forma más natural con nuestros niños y jóvenes sobre menstruación y sexualidad, de manera equitativa, sin prejuicios ni temores.

family-286229_640

Patricia Villa, Mujer Medicina

Comentarios

Comentarios