Manual para planificar nuestra vida desde nuestra esencia femenina, Parte 2

Manual para planificar nuestra vida desde nuestra esencia femenina, Parte 2

bobbo-sintes-500650-unsplash

¿Cómo funciona nuestro ciclo?

Tenemos cuatro mujeres en una que es la división de las cuatro fases, esto a su vez se puede clasificar en una fase activa que es la fase que está centrada en la acción y en la realización, en el mundo exterior y en el razonamiento: las fases dinámica y expresiva, fases orientadas directamente hacia la energía masculina de la mujer que se focaliza en el “hacer”.

Luego tenemos dos fases pasivas que son la fase creativa y la fase reflexiva: cuando estamos centradas en nuestro ser interior, en nuestro mundo subconsciente y en nuestra intuición, todas energías básicamente femeninas.

Si reconectamos con la naturaleza y observamos las fases lunares, éstas nos dicen perfectamente qué debemos hacer nosotras en cada fase. 

Anexo 3

Fase reflexiva: cuando comienza tu menstruación. En esta fase tienes que recargar energías, tratar de conectar con tu ser interior. ¿Con qué fase lunar se relaciona directamente? Con la fase de luna nueva, que ocurre cuando miras al cielo y no ves la luna, está allí, pero está escondida, está hacia adentro de sí misma.

Ese momento requiere tranquilidad, recargar energía, consentirte, no tienes tanta concentración mental, estás conectada a tus emociones y a tu corazón.

Esta fase es idónea para eliminar de tu vida los “debería” y añadir más “podría. Por ejemplo, si dices continuamente yo “debería” ir 7 días a la semana al gimnasio porque tengo una fiesta en un mes y quiero estar en mi peso ideal para ella, podrías cambiarlo a: yo “podría” ir al gimnasio 3 veces a la semana y los restantes días podría caminar, conectar con la naturaleza, ir a un parque y darle unas vueltas y también estaría haciendo ejercicio.

En esta fase puedes conectar con lo que realmente quieres hacer desde tu corazón. Esta fase abarca el primer día de tu menstruación por 7 días, más o menos, y estás físicamente en rojo, necesitas recarga energética, mentalmente también estás en rojo porque no tienes demasiada concentración mental y emocionalmente estás muy conectada con tu interior y tu corazón.

Es momento de verificar si lo que estás haciendo te está llenando, te está gustando. Imagina que semanalmente te reúnes con un grupo a hacer alguna actividad específica, pero desde hace tiempo estás sintiendo que ya no resuenas con ese grupo, ya no disfrutas estar con ellos; sin embargo, te dices a ti misma: tengo que ir, ya establecí ese compromiso; en esta fase puedes cuestionarte y decir ¿realmente voy a este grupo porque me siento bien en él o es hora de dejar de asistir?  En esta fase se hace más fácil tomar este tipo de decisiones.

Gif de Xaviera López

Luego de esta fase reflexiva ¿qué hace la luna? La luna empieza su fase creciente donde estás física, mental y emocionalmente a tope, esta es la fase donde es idóneo establecer tus objetivos, donde tienes la energía al nivel más alto, donde estás dispuesta a iniciar cambios de todo tipo, de alimentación, de plan de ejercicios, de rutinas en general; estás focalizada mentalmente, estos son 7 días donde puedes “comerte al mundo”. Muchas mujeres dicen ¿por qué no estamos en fase dinámica todo el mes? Sin embargo, hay actividades para cada fase y a cada una le puedes sacar beneficios.

En la fase expresiva que se relaciona con la luna llena, encuentras un equilibrio físico, mental y emocional, el semáforo está en amarillo, estás empática, es momento de revisar quién te puede apoyar para el logro de los objetivos que estableciste en la fase anterior; aprovecha esta fase para contactar con estas personas, llámalas o reúnete con ellas. También es buena fase para pedir asesoría a gente confiable, plantear tus ideas y pedir opiniones al respecto, estás más comunicativa que en otras fases y dispuesta a trabajar en equipo.  

En la fase menguante de la luna empieza la fase premenstrual, esa fase que tiene tan mala fama entre nosotras. En esta fase somos creativas al 1000% pero ¿qué pasa con esa creatividad?

Te lo explico con un ejemplo que nos dio Miranda Gray (autora del libro “Luna Roja”) para visualizarlo mejor:

Una mujer entra al baño en la mañana todos los días y ve que el marido dejó la pasta de dientes destapada y ella todos los días le coloca la tapa.

Cuando ella está en la fase creativa o en la fase premenstrual y entra al baño, ve la pasta de dientes destapada y comienza a pensar: si mi marido me quisiera me prestaría más atención y no dejaría la pasta destapada; seguramente está distraído pensando en alguna otra mujer. ¿Será que mi marido me está siendo infiel? Lo he estado notando raro en esta semana. ¿Será que quiere pedirme el divorcio? Si me divorcio tendré que vivir de nuevo con mi madre ¡y la relación que tengo con mi madre es terrible!

Este ejemplo es un poco exagerado, pero es para que entiendas el nivel de creatividad que puedes tener, puedes volver una tontería en el fin del mundo.

Puedes redireccionar esa creatividad y disponerte a aprovecharla con buenas ideas, puedes pintar mandalas para relajarte, hacer lluvia de ideas: ¿qué proyectos tienes en mente? ¿qué puedes hacer mejor para llevarlos a cabo? Si haces esto llevarás mucho mejor esta fase y podrás sacarle mejor provecho.

Esta fase conlleva intensas emociones, pero podemos utilizarla para crear ideas nuevas con creatividad e inspiración.

Gif de Erika Mora

Claves para que la planificación cíclica funcione

  1. Aprender a conocer nuestros cambios físicos, mentales y emocionales.
  2. Poder adaptar nuestras actividades a nuestros momentos óptimos de cada fase.
  3. Planificar nuestras tareas con relación a nuestros momentos óptimos.
  4. Tener confianza en que los momentos óptimos nos van a permitir hacer las actividades más rápido y más fluidamente.
  5. Entrar en acción, realizar estas tareas en nuestros momentos potenciales y ser conscientes de que no somos una máquina. Puede ser que nuestro ciclo en algún momento varíe un poco, que entremos a una fase antes de lo pensado, debemos tener la flexibilidad para alinearnos y conocernos.  

Tenemos continuos retos diarios: con nuestro trabajo, con nuestras relaciones, con nuestro cuerpo, con nuestra vida en general y el reto más grande es aprender a fluir, soltar rápidamente lo que hemos creído que nos funciona, pero ya está caduco, y empezar a experimentar cosas nuevas.

Mujeres maravillosas han descubierto diversas herramientas para que las experimentemos y saquemos el mejor provecho de ellas, así que te invito a probar y descubrir el maravilloso tesoro que aguarda dentro de ti en estas cuatro mujeres.

Gif de Mirka Raasakka

Si quieres conocer más acerca de éste y otros estos temas femeninos puedes suscribirte a mi blog, además podrás llevarte la “Guía para Conocer el Secreto del Cerebro Femenino”, puedes descargarla aquí.

Con amor,

Dianne De Silva, #MujerMedicina, Coach y Moon Mother en lifestyledemujer.com

Comentarios

Comentarios