Síguenos:

Aprovechar la incomodidad

Con lobo feroz o sin él, hay que atravesar el bosque.

Esta frase la escuché alguna vez de una compañera en un círculo de mujeres, e hizo eco en mi mente.

¿Cuántas veces permanezco a la orilla del bosque, temerosa del lobo feroz?
¿Ante qué circunstancias lo travieso, con todo e incertidumbre, pero armada por cualquier cosa?
¿En qué momentos me lanzo a la aventura, ignorante del peligro que acecha?
¿Cuándo decido confiar?

La incertidumbre es incómoda. Pica, acelera el corazón, pone a la mente a parlotear. Pero a veces es esa incomodidad la que nos pone en alerta, como cuando se nos ponen los pelos de punta y no sabemos por qué. A veces nos obliga a prepararnos, aprender algo nuevo, buscar opciones, movernos de lugar. 

Como dice la frase atribuida a  Robert Frost, “the only way out it through”, hay que atravesar el bosque. Aunque no siempre es necesario ir a tientas y con los ojos cerrados.

Si te vas de camping, ¿te vas con lo que llevas puesto y listo? No, te preparas. Reúnes lo necesario, buscas espacios, llevas ropa adecuada. Es igual con la vida y sus experiencias, producto de la impermanencia. Si estás en el umbral del bosque y sientes temor, pide ayuda: habla con alguien, investiga, acude a consulta, hazte de un terapeuta. Haz lo que tengas que hacer.

Y si de pronto te enfrentas al bosque y no tuviste tiempo de prepararte, recurre a lo que ya tienes y sabes. Si buscas, encuentras, tienes las herramientas.

La incomodidad aparece con los cambios y nos sacude. Pero, si la aprovechas como catapulta, es una oportunidad para evolucionar. Busca, permanece atenta y alerta, aprende, pregunta, solicita apoyo, comparte. El lobo podría ser tu aliado, el lobo podrías ser tú. You got this.

Con amor, Mónica Elena Cárdenas Mejía, La Moccata

Foto: Michael Kucharski, Unsplash

lamoccata@gmail.com

Sanadora, quijotesca y empática. Después de toparme con mi propia oscuridad, inicié una búsqueda personal para encontrar el camino de vuelta a mí misma. Mi feminidad fue herida cuando era muy pequeña, y por años viví peleada con ella. Cólicos, infecciones y malestar en general acompañaban mi fase menstrual. La sangre me daba asco. Vestirme de rosa o faldas largas era impensable. Decir “te amo”, olvídalo. Me costaba trabajo compartirme, ser vulnerable, ¡sentir! Pero el camino me dio una gran bofetada y lección de humildad. Desde entonces, mi pasión es compartir con amor y compasión mi experiencia y diversas herramientas, para acompañar a otros en sus propios caminos de búsqueda y sanación. Cofundadora de www.mujeresmedicina.com. Comunicóloga y escritora, Moon Mother® N3 y Moon Mother Mentor® certificada por Miranda Gray, narradora de cuentos, guía de círculos de mujeres y asesora menstrual en sesiones individuales, grupales y retiros. Mi sueño es inspirar a otros por medio de la creatividad.

Registro

Tienes una cuenta?