Síguenos:

Dar y recibir

Cuando veas algo hermoso en alguien, díselo”. En nuestra cotidianidad nos vemos involucrados con otras personas. Convivimos por circunstancia o elección, intercambiamos miradas, palabras, momentos, horas, incluso días. Si tenemos la disposición, seguro encontraremos en cada ser humano en esta aventura llamada vida, habilidades, cualidades, características de personalidad que nos resultan gratas, incluso admirables. Cuando eso suceda, manifestémoslo. Díselo. El efecto positivo en el otro es altamente predecible.

A esto sumaría, cuando alguien nos diga un cumplido, una frase linda de admiración o de reconocimiento, cree en lo que escuchas y di “Gracias”. Cuántas veces manifestamos nuestra admiración a una persona y la respuesta que obtenemos es “¿de verdad? ¿cómo crees? …dices eso porque me ves con ojos de amor”. Y sí, hay amor en la persona, en la frase. Un gesto amoroso de un ser humano a otro que se relaciona con una virtud, con una habilidad, con un don o con aquello que no es visible a los ojos, que se vincula más allá de lo aparente, de lo evidente.

Lindo lograr vernos a nosotros mismos con esos ojos llenos de amor, generosidad, compasión, paciencia, admiración con los que logramos observar a otras personas cuando tenemos un corazón dispuesto para ello.

El arte de saber dar y de saber recibir van de la mano. Es un bumerang, un ir y venir, un camino en círculo. Una balanza que nos brinda equilibrio. Infinito, lo que se va, regresa.

“Somos víctimas de nuestro propio ser perfeccionista, de un crítico interiorizado, eterno y canalla, el Censor, que se aloja en la parte izquierda de nuestro cerebro y no para de lanzar un constante flujo de puntualizaciones que parecen disfrazadas de verdades. El Censor nos dice cosas tan maravillosas como “¿a eso le llamas escribir? Parece una broma…” nos dice Julia Cameron, en su libro “El camino del artista”, mismo que empecé a leer hace un par de semanas y me ha resultado una revelación.

Lo anterior aplica a todos las profesiones, hechos o acciones cotidianas. Regulemos nuestro Censor, ese que califica, descalifica, juzga, señala pero que también puede celebrar, honrar, valorar y enaltecer ¿Cómo recorrer el camino de la confianza en nosotros mismos, si no logramos conectar con nuestras fortalezas, capacidades, habilidades, virtudes? Igual de importantes conectar con nuestras debilidades, monstruos, áreas de oportunidad. Estar conscientes, ser responsables y aceptar nuestra luz y nuestra sombra. Hacernos responsables de nosotros mismos.

“Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo.

Foto:@britozour

glades13@hotmail.com

Hace 15 años el diagnóstico médico era una inminente cirugía por una hernia de disco lumbar. Lo tome con respeto, Decidí seguir mi intuición y confiar en mi buena estrella. Con crisis de dolor esporádicas, pase un par de meses en rehabilitación. Tarde un año en recuperar la confianza en mi cuerpo. Buscando opciones para evitar la cirugía a toda costa, encontré el Pilates. Me enamoré de la disciplina y de los resultados en mi cuerpo y en mi mente. Algunos años después el Yoga me encontró a mí. Justo en el momento que lo necesitaba. Me describo como una amante del cuerpo por vocación. Llevar de la mano a otro ser humanos por el camino del encuentro con su cuerpo, su movilidad, su fortaleza, su flexibilidad. Que reconozca el cuerpo que habita y sus infinitas posibilidades. Imparto talleres, clases privadas y de grupo, enfocada a quienes inician su camino del cuerpo consciente. Ofrezco Pausas Activas a empresas con programas personalizados. Siempre dispuesta a aprender y compartir. Soy mexicana, cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión. Crecí análoga, me convertí digital. Me gusta escuchar y tejer historias. Escribir sobre lo “Extraordinario de lo Cotidiano”, nombre de mí blog. Enamorada del desarrollo humano y de la evolución a través del autoconocimiento, la reflexión, el estudio y la introspección. Amante de la fotografía, de captar instantes de vida. Mi debilidad: el chocolate amargo, el café cargado, la cerveza obscura, la guayaba y la sonrisa de Luis. Mi proyecto @vivetubienestar es un espacio creado para promover tu bienestar de forma integral. Estudiante de meditación y activa participante del Centro Budista de la Ciudad de México. Consultora de Aromaterapia Just. El jazmín y la bergamota, mis aceites preferidos ¡El bienestar es parte de ti, vívelo!

Registro

Tienes una cuenta?