Síguenos:

El encuentro con La Hechicera – Fase Premenstrual

¿Te has notado que de pronto te sientes más cansada, con menos energías para completar actividades? ¿O quizá que te cuesta más trabajo concentrarte?  ¿Diciendo que no a muchas cosas? ¿Ligeramente impaciente? ¿Tal vez poco tolerante hacia los demás y el resto del mundo? Probablemente hayas notado que esto ocurre con mayor frecuencia en tu fase premenstrual.

El arquetipo de la Hechicera corresponde a la fase premenstrual, así como a las cualidades de la luna en su cuarto menguante (que comienza a ocultarse) y a las del otoño (cuando los árboles sueltan sus hojas secas y la naturaleza se prepara para el invierno). La Hechiera es la mujer en nosotras que comienza a hacer un viaje hacia sí misma, conectando con su inspiración, su creatividad, su sensualidad. Es la que nos defiende de las injusticias e identifica qué no estamos dispuestas a ceder.

A mi premenstrual la llamo La Mononoke, como la protagonista de “La princesa Mononoke” que vive en el bosque rodeada de lobos, una guerrera fiel a su naturaleza salvaje e instintiva.

CARACTERÍSTICAS DE ESTA FASE

La Hechicera siempre nos va a mostrar aquello que no es tan visible para nosotras, pero está ahí, como detrás del velo. Ella es como la amiga que no tiene filtro al hablar y nos dice las cosas tal y como son, sin endulzarnos nada (desde su perspectiva, claro está). Si percibe que alguna necesidad no está siendo satisfecha, ya sea en ese momento o en cualquiera de las otras fases del ciclo, ella es la que va a renegar. ¡Es una activista pues! Y le pesa cuando percibe una injusticia, en particular hacia nosotras mismas. Por eso es que con frecuencia actúa en defensa personal de sí misma.

En esta fase la mujer se puede volver un poco ermitaña, pues deja de ser tan sociable como en las etapas anteriores. Como el mundo exterior puede generar estrés, quizá se sienta muy impaciente e intolerante, y podría terminar siendo hiriente con los demás. Por ello, en esta etapa no es conveniente agendarnos demasiados compromisos, pues la Hechicera prefiere los espacios de pausa y silencios para estar consigo misma.

A la Hechicera le gusta poner límites claros, por eso puede es una gran aliada al ayudarnos a distinguir aquello que ya no es necesario en nuestras vidas. Como ocurre con el cuerpo en en esta fase, ella decide qué debe morir (óvulo no fecundado) para que algo nuevo pueda surgir (un nuevo óvulo), ¡es una gran  transmutadora!, pues en ella está ocurriendo un momento de vida – muerte  – vida. Es por ello que a ella le gusta la limpieza. Es verdad que en ocasiones se excede un poco y termina poniendo demasiadas barreras, por eso es importante no dejarle decisiones que marquen un antes y un después en nuestra vida, tales como terminar una relación o cambiar de trabajo. Lo mejor es escuchar lo que ella tiene que decir al respecto, pues siempre tratará de decidir lo mejor para nosotras, y después dejar que esa decisión pase por la fase menstrual, que es el momento en que la mujer es capaz de conectar con mayor facilidad con su sabiduría interior.

Por otro lado, es una fase de mucha magia y creatividad. Aquí es cuando surgen esos momentos eureka en los que nos llegan muchas ideas y pensamientos nuevos. Quizá no tengamos la suficiente energía para poner en marcha todo lo que nos llega a la mente, entonces lo que podríamos hacer es aterrizar las ideas en papel, para que, cuando llegue nuevamente la fase postmenstrual con toda su energía dinámica, tengamos claro por dónde empezar.

Si sientes mucha ira, nostalgia o ansiedad en estos días, quizá no estás canalizando equilibradamente tu energía. Entonces, ¡pon esa energía desbordada al servicio de la creatividad! Dibuja, escribe, borda, cocina, trabaja con la tierra, usa tus manos para crear, sin importar el resultado de esta creación.

A la hechicera hay que procurarla con mucho amor y paciencia. Si pide descanso a descansar; si pide lágrimas a llorar; siempre tratando de buscar qué pide y para qué.  Respira, confía, paciencia, algo bueno saldrá de esta etapa.

Conecta con este arquetipo realizando esta meditación. Si quieres trabajar más a profundidad agenda conmigo una sesión de “Mentoría Menstrual”.

lamoccata@gmail.com

Sanadora, quijotesca y empática. Después de toparme con mi propia oscuridad, inicié una búsqueda personal para encontrar el camino de vuelta a mí misma. Mi feminidad fue herida cuando era muy pequeña, y por años viví peleada con ella. Cólicos, infecciones y malestar en general acompañaban mi fase menstrual. La sangre me daba asco. Vestirme de rosa o faldas largas era impensable. Decir “te amo”, olvídalo. Me costaba trabajo compartirme, ser vulnerable, ¡sentir! Pero el camino me dio una gran bofetada y lección de humildad. Desde entonces, mi pasión es compartir con amor y compasión mi experiencia y diversas herramientas, para acompañar a otros en sus propios caminos de búsqueda y sanación. Cofundadora de www.mujeresmedicina.com. Comunicóloga y escritora, Moon Mother® N3 y Moon Mother Mentor® certificada por Miranda Gray, narradora de cuentos, guía de círculos de mujeres y asesora menstrual en sesiones individuales, grupales y retiros. Mi sueño es inspirar a otros por medio de la creatividad.

Registro

Tienes una cuenta?

Perdido tu contraseña? Por favor, introduzca su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Usted recibirá un enlace para crear una nueva contraseña a través de correo electrónico.