Síguenos:

El Mundo Me Recibe

Bienvenidos/as a mi mundo:

En esta columna que les traeré, contaré poco a poco mi historia, mis desafíos y mis luchas. Que aunque todos las tenemos con el mundo y nosotros mismos, cuando tocamos temas tan ocultos, o simplemente invisibles como la discapacidad, se tornan un tanto difíciles.
Mi nombre es Jimena, tengo 36 años, soy argentina, y soy discapacitada.
Pero por sobre todas las cosas, soy una mujer fuerte, orgullosa de mí, profesional, emprendedora y sin miedo de golpear puertas, mover el tapete para que todos entendamos y entiendan que ser una mujer discapacitada y latina no es nada simple.
Hay muchos prejuicios en todos los ámbitos, y a medida que creces son más, porque aunque seas independiente en el día a día, se cierran muchas puertas en lo laboral y tantos otros campos.
Voy a empezar por contarles cómo empieza todo esto, mi vida. Y a medida que vaya escribiendo conocerán toda mi historia, a mí en profundidad, y podrán ponerse en mi piel y en la de muchas personas para entender que debemos ser empáticos, y confiar en la capacidad del otro. Potenciar sus fortalezas y ayudarle con sus limitaciones y debilidades.
Como inicié diciendo, soy Jimena, nací con algunos problemas debido a que mi madre tuvo rubeola en su embarazo. De esto puede derivar que un bebé nazca con: cardiopatías, ceguera, problemas auditivos, pulmonares y hasta de dentición.
En aquel entonces apenas estaban llegando los primeros ecógrafos. De modo que al nacer, se encontraron con una niña que con el paso de los días comenzó a manifestar ahogos.
Allí descubrieron que tenía una cardiopatía congénita e hipertensión pulmonar. Luego, viendo la televisión de muy cerca, detectaron que algo no estaba bien. Entonces el médico dijo que tenía cataratas y necesitaría operación y hasta un trasplante de córnea.
En medio de todo esto, mi madre muy joven pasó junto a mi por varias internaciones: que le dijeran que iba a ser ciega, que no iba a tener dientes, y tantas cosas más. Imagino, desde aquí, 36 años después, que debe haber sido un horror vivir todo eso, lo imagino hoy desde mi computadora escribiendo, y sin poder siquiera ponerme en su lugar o llamarla para preguntarle ¿cómo lo hizo?, ¿de dónde obtuvo fortaleza?
Creo que mirando en retrospectiva yo no hubiera podido, pero luego recuerdo que en la vida hay cosas mucho peores (que ya he vivido y les contaré) que el mero hecho de que ese ser que llega no sea lo perfecto que imaginamos.
Tal vez por esta ocasión sea bueno que nos quedemos aquí y reflexionemos pensando que el universo nos envía sólo aquello con lo que podemos y nos demuestra que podemos ser más fuertes de lo que jamás imaginamos.
Les mando un abrazo, y hasta la próxima.
Jime Pinedo, miembro del equipo de Mujeres Medicina
Gracias a estas hermosas mujeres por dejarme ser, volar y valorarme

pinedo.jimenap@gmail.com

Soy una mujer argentina, dedicada a la planificación en comunicaciones y por ello planifico comunicarme con ustedes, crear un lazo y generar empatía entre todas las personas. Durante los últimos años de mi vida, me dediqué a informar y comunicar en redes, para empresas, redactando para el mundo y dando mi voz para llevar la realidad de mi país a otros lugares. Hoy con ustedes voy a poner mi alma en contar mi historia, y acompañar a todo aquel que necesite de ello, o que simplemente quiera saber como es la vida con una discapacidad, sin transformarla en un límite

Registro

Tienes una cuenta?