Síguenos:

La naturaleza salvaje y la danza entre Artemisa y Atenea

Recientemente me uní a un taller de mujeres con la maestra Ginde, en el que conversamos sobre los arquetipos femeninos de las diosas de la mitología griega. Fue ahí que entendí que aquello que anteriormente consideraba un conflicto entre mi naturaleza polarizada, era más bien la danza entre las diosas Artemisa y Atenea: lo salvaje y la domesticación de lo salvaje.

Desde niña me sentí fascinada por Artemisa, desde la vez que vi la escena de “Fantasía” (Disney, 1940) en que la representan como la luna creciente, arrojando su flecha al cielo nocturno para que surjan las estrellas.

Artemisa representa el aspecto salvaje y juvenil de la mujer, la cazadora que corre libre por el bosque. Es la diosa que vive rodeada de ninfas y animales. La diosa virgen que no es función de nadie más, sino de sí misma. Ella es la que se lanza hacia su objetivo, como las flechas de su arco. Es, además, la diosa defensora de las causas femeninas y de los partos. 

En el otro extremo, tenemos a Atenea, diosa de la guerra, la sabiduría y el arte. Patrona de las ciudades, se relaciona por lo general desde el mundo masculino. La mano derecha de Zeus, la  consejera estratega que favorece a los héroes varones. La diosa que establece los principios de la moral y la ética, y que aboga por la ley, el orden y la justicia.

Mientras que Artemisa procura mantener su naturaleza salvaje intacta, Atenea aboga por domesticar esta naturaleza salvaje a favor de la prudencia. Mientras que Artemisa defiende a las mujeres, Atenea protege más bien a los hombres.

Como Moon Mother al servicio del Sagrado Femenino que acompaña a mujeres en sus procesos, como profesionista que trabaja bajo objetivos, y como la mujer que cada cierto tiempo sale corriendo de la ciudad, me identifico con Artemisa. Sin embargo, como amante del orden dentro del caos, de la estructura y planificación, de los protocolos y la prudencia, también me relaciono con Atenea.

Este conflicto entre ambas naturalezas siempre lo he tenido presente en mi persona:

Esta polaridad integrada por una parte muy primitiva que clama por mi parte salvaje, y otra que acata las normas establecidas por la civilización. La niña que grita vs la que guarda silencio. La joven que explora su sexualidad vs la recatada. La mujer que corre al interior de su bosque, vs la que prefiere vivir en el mundo exterior.

Al final, entiendo que soy la combinación de ambas, y acudo a la fuerza de cada una de ellas según las circunstancias. Soy la salvaje y la recatada, la cazadora y la prudente, la impulsiva y la estratega. 

Como dice la maestra Ginde: “una Atenea bien aspectada puede ser una gran aliada de Artemisa”, y ayudarle a lograr las cosas a través de su estrategia y consejo. Una Artemisa bien aspectada puede ayudarle a Atenea a escapar de la ciudad de vez en cuando, como en mi caso, que por lo menos 5 veces al año miro a mi esposo y le digo:

ya me voy, regreso en una semana…

Es el llamado de Artemisa, en esta danza entre ambas. Tú, ¿identificas a estas dos diosas en ti? ¿En qué sentido?

lamoccata@gmail.com

Sanadora, quijotesca y empática. Después de toparme con mi propia oscuridad, inicié una búsqueda personal para encontrar el camino de vuelta a mí misma. Mi feminidad fue herida cuando era muy pequeña, y por años viví peleada con ella. Cólicos, infecciones y malestar en general acompañaban mi fase menstrual. La sangre me daba asco. Vestirme de rosa o faldas largas era impensable. Decir “te amo”, olvídalo. Me costaba trabajo compartirme, ser vulnerable, ¡sentir! Pero el camino me dio una gran bofetada y lección de humildad. Desde entonces, mi pasión es compartir con amor y compasión mi experiencia y diversas herramientas, para acompañar a otros en sus propios caminos de búsqueda y sanación. Cofundadora de www.mujeresmedicina.com. Comunicóloga y escritora, Moon Mother® N3 y Moon Mother Mentor® certificada por Miranda Gray, narradora de cuentos, guía de círculos de mujeres y asesora menstrual en sesiones individuales, grupales y retiros. Mi sueño es inspirar a otros por medio de la creatividad.

Registro

Tienes una cuenta?