Síguenos:

La pereza, el amante de la postergación que gusta de sabotear

“¿Haz continuado con tu práctica de meditación?”, me pregunta mi coach. “No todos los días”, le respondo. “¿Entonces dónde quedó tu disciplina?” Madre mía, ¡tiene toda la razón!

Llega la hora en que nos toca hacer esa rutina de ejercicio, ponernos a trabajar, terminar algún pendiente, suscribirnos a ese taller al que llevamos meses queriendo entrar, ¡actuar! Pero entonces surge ella, la pereza, la invitada no deseada que vuelve nuestro cuerpo pesado, que nos tienta al oído con frases como “descansa un poco más”, “te lo mereces”, “¿qué más da?”, “lleva las cosas con calma”, “no urge”. ¿Te has cachado a ti mismo con estos pensamientos? ¿Has tratado de identificar en qué momentos surgen?

Y aunque soy fan de la pausa y la procrastinación asertivas, entiendo que la pereza puede tener un costo muy grande que implica postergarnos a nosotros mismos por tiempo indefinido.

No es lo mismo estar en proceso de gestación, descansar o desconectarse para recargar pilas, que evadir la responsabilidad de tomar acción o decidirnos.

Aquí es cuando entra ese profundo trabajo de sincerarnos y preguntarnos ¿para qué estoy postergando esto o aquello y desde dónde lo hago? En mi caso, muchísimas veces esa pereza proviene del miedo, de la incertidumbre, de la falta de compromiso. Y eso por lo general conduce al autosabotaje, que no es más que un devorador de sueños. Ponte a pensar qué tanto te servido ese autosabojate, a qué es lo que le temes, para qué evadir algún compromiso. Si te sientes satisfecho con los resultados, ¡entonces no pasa nada! Pero si, ahondando en tu interior, hay algo que anhelas, hay algo que sientes que hace falta, o quizá el baúl de lo sueños sigue acumulando metas y obtetivos «por cumplir algún día», entones quizá sea momento de tomar acción.

Compartiendo reflexiones en círculo recordaba lo siguiente: en la apretada agenda, es importante tomar la decisión de no ser perezoso con aquello que me nutre y me suma. Identificar qué es e incorporarlo a mi vida diaria, a veces más, a veces menos, pero que siempre esté presente.

Tú, ¿en qué cosas decides hacer a un lado la pereza para serte fiel? Yo comienzo por retomar mi práctica diaria ¡e inscribirme por fin a ese taller que lleva meses haciéndome ojitos!

«La mujer moderna es un borroso torbellino de actividad, se ve obligada a serlo todo para todos. Ya es hora de que se reestablezca la antigua sabiduría.» – Clarissa Pinkola Estés

Con amor, Mónica Elena Cárdenas Mejía – La Moccata

lamoccata@gmail.com

Sanadora, quijotesca y empática. Después de toparme con mi propia oscuridad, inicié una búsqueda personal para encontrar el camino de vuelta a mí misma. Mi feminidad fue herida cuando era muy pequeña, y por años viví peleada con ella. Cólicos, infecciones y malestar en general acompañaban mi fase menstrual. La sangre me daba asco. Vestirme de rosa o faldas largas era impensable. Decir “te amo”, olvídalo. Me costaba trabajo compartirme, ser vulnerable, ¡sentir! Pero el camino me dio una gran bofetada y lección de humildad. Desde entonces, mi pasión es compartir con amor y compasión mi experiencia y diversas herramientas, para acompañar a otros en sus propios caminos de búsqueda y sanación. Cofundadora de www.mujeresmedicina.com. Comunicóloga y escritora, Moon Mother® N3 y Moon Mother Mentor® certificada por Miranda Gray, narradora de cuentos, guía de círculos de mujeres y asesora menstrual en sesiones individuales, grupales y retiros. Mi sueño es inspirar a otros por medio de la creatividad.

Registro

Tienes una cuenta?