Síguenos:

La suma de resultados

“Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo” – Franz Grillparzer

“Muévanse libremente, como les nazca, como lo necesiten” fue la instrucción que di a cuatro mujeres de diferentes edades y profesiones al inicio de una clase de yoga.
Con sus ojos cerrados, un par se tomó unos cuantos segundos para iniciar sus movimientos, una de ellas de inmediato y de forma armoniosa mecía su cuerpo.
Una más preguntó “¿eso cómo se hace?”

La dinámica se repitió un par de veces más durante la clase en diferentes planos: sentadas, de pie y acostadas. La invitación fue sentir qué movimientos necesitaban o deseaban sin restricción, con la confianza que da el anonimato de los ojos cerrados.

Al final la retroalimentación fue enriquecedora. ¿Qué sucede en nosotros ante la palabra “libremente”? Me sentí presionada, no supe qué hacer, quería observar qué hacían las demás, descansé, me divertí, me estresé, me moví como en clase de baile. Las respuestas fueron variadas, tal cual como sus sensaciones. Todas valiosas. Un ejercicio muy lindo y enriquecedor. En un ambiente seguro, observar cómo nos va con la libertad.

La anhelada libertad que tanto se escucha, se cuestiona, se anhela, se presume a veces. De significado subjetivo, cada uno de nosotros le da un significado distinto. Hacer un alto y preguntarnos qué significa para nosotros la libertad en la etapa de la vida en que nos encontramos, qué nos hace sentir libres y si podemos lidiar saludablemente con ella.

Asumir la responsabilidad de la libertad implica tomar decisiones y lo que conlleva. Cuántas veces nos hemos visto en una situación donde debemos elegir, tenemos toda la libertad de hacerlo a nuestro deseo y antojo y la libertad nos paraliza. De algo o alguien somos esclavos.

Hay personas determinadas, sin conflicto ante situaciones al hacer uso de su libertad. Eligen con confianza. ¿Así nacieron, así las educaron, lo han practicado y les gustó? ¿Es el resultado del salto cuántico lleno de terror que dieron un día con valor? Podría ser la suma de todo, el tiempo invertido en su desarrollo personal y el revelarse sin filtros ante sí mismos.

Por otro lado, refiero a los seres humanos que se denominan libres y a su vez con pensamientos y acciones acotadas al entorno social, familiar, las buenas maneras. Frases del catálogo cultural en donde ya no tiene cabida la reflexión de ellas usualmente están presentes en su conversación. Lo que importa es embonar.

“Somos el resultado de los libros que leemos, los viajes que hacemos y las personas que amamos”, nos dice Airton Ortiz en su frase. Agregaría, de las conversaciones que sostenemos. No solo con nuestros seres amados, conocidos o el mundo. Sumaría las poderosas conversaciones que tenemos con nosotros mismos, esas que nadie escucha, las que se quedan en nuestra cabeza y que se reflejan en nuestra cotidianidad .¿A ti cómo te va con la libertad?

“Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo. Valoro tu tiempo.

glades13@hotmail.com

Hace 15 años el diagnóstico médico era una inminente cirugía por una hernia de disco lumbar. Lo tome con respeto, Decidí seguir mi intuición y confiar en mi buena estrella. Con crisis de dolor esporádicas, pase un par de meses en rehabilitación. Tarde un año en recuperar la confianza en mi cuerpo. Buscando opciones para evitar la cirugía a toda costa, encontré el Pilates. Me enamoré de la disciplina y de los resultados en mi cuerpo y en mi mente. Algunos años después el Yoga me encontró a mí. Justo en el momento que lo necesitaba. Me describo como una amante del cuerpo por vocación. Llevar de la mano a otro ser humanos por el camino del encuentro con su cuerpo, su movilidad, su fortaleza, su flexibilidad. Que reconozca el cuerpo que habita y sus infinitas posibilidades. Imparto talleres, clases privadas y de grupo, enfocada a quienes inician su camino del cuerpo consciente. Ofrezco Pausas Activas a empresas con programas personalizados. Siempre dispuesta a aprender y compartir. Soy mexicana, cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión. Crecí análoga, me convertí digital. Me gusta escuchar y tejer historias. Escribir sobre lo “Extraordinario de lo Cotidiano”, nombre de mí blog. Enamorada del desarrollo humano y de la evolución a través del autoconocimiento, la reflexión, el estudio y la introspección. Amante de la fotografía, de captar instantes de vida. Mi debilidad: el chocolate amargo, el café cargado, la cerveza obscura, la guayaba y la sonrisa de Luis. Mi proyecto @vivetubienestar es un espacio creado para promover tu bienestar de forma integral. Estudiante de meditación y activa participante del Centro Budista de la Ciudad de México. Consultora de Aromaterapia Just. El jazmín y la bergamota, mis aceites preferidos ¡El bienestar es parte de ti, vívelo!

Registro

Tienes una cuenta?