Síguenos:

La vida por temporadas

Imagina que tu vida es una serie de televisión, ¿cómo se llamaría? De tiempo atrás me gusta percibir la vida por temporadas. Si, así como las series populares: Friends, La Casa de Papel, Dark y esa otra que viene a tu mente.

Tradicionalmente, generalizamos nuestra vida, la vemos de principio a fin, desde que nacemos, hasta el día actual. El habitar la cotidianidad con un enfoque de temporadas nos permitirá recibir, dar, comprender y vivir con más gratitud y desapego. Establecer metas cortas o delimitar nuestros objetivos a corto plazo, me resulta muy amable para nosotros mismos. Observamos avances frecuentemente y la motivación se mantiene. Al apreciar nuestra vida de esta forma, como las populares series de televisión, le encuentro ventajas saludables: acotamos un tiempo de acción, no generalizamos nuestra vida. Entendemos que hay personas que llegan a nuestra vida y otras se van o cambian de rol en nuestra cotidianidad. Renovamos nuestras emociones o la “trama principal” del momento que estamos viviendo. Entendemos la evolución de la vida, de nosotros y de las personas que nos rodean. Sumamos nuevos escenarios. Nos actualizamos, junto con nuestros deseos y necesidades. Con esta conciencia y en un entorno saludable, puedo compartirme con los demás con honestidad y seguir fortaleciendo relaciones. En mi época de adolescente coleccionaba gorras deportivas. Mi familia, como gesto amable, se dio a la tarea de engrandecerla con regalos de sus viajes. Un día les hice saber que las gorras deportivas ya no seducían mi corazón. Ese gusto se fue junto con mi adolescencia. Lo más importante, aprender a detectar y sentir cuando estamos llegando al final de una temporada porque de igual forma sentiremos la energía de un nuevo comienzo. Desde hace años procuro vivir con este enfoque. Te invito a hacer el ejercicio de dividir tu vida por temporadas. ¿Te resulta útil o no? ¿Qué encuentras? ¿Te gusta o no? ¿Siempre eres la protagonista o el protagonista de tu historia?

                         “Lo Extraordinario de lo Cotidiano”, un espacio donde cada día es un motivo.

Valoro tu tiempo.

  Foto: @annie.spratt

glades13@hotmail.com

Hace 15 años el diagnóstico médico era una inminente cirugía por una hernia de disco lumbar. Lo tome con respeto, Decidí seguir mi intuición y confiar en mi buena estrella. Con crisis de dolor esporádicas, pase un par de meses en rehabilitación. Tarde un año en recuperar la confianza en mi cuerpo. Buscando opciones para evitar la cirugía a toda costa, encontré el Pilates. Me enamoré de la disciplina y de los resultados en mi cuerpo y en mi mente. Algunos años después el Yoga me encontró a mí. Justo en el momento que lo necesitaba. Me describo como una amante del cuerpo por vocación. Llevar de la mano a otro ser humanos por el camino del encuentro con su cuerpo, su movilidad, su fortaleza, su flexibilidad. Que reconozca el cuerpo que habita y sus infinitas posibilidades. Imparto talleres, clases privadas y de grupo, enfocada a quienes inician su camino del cuerpo consciente. Ofrezco Pausas Activas a empresas con programas personalizados. Siempre dispuesta a aprender y compartir. Soy mexicana, cachanilla de nacimiento, comunicóloga de profesión. Crecí análoga, me convertí digital. Me gusta escuchar y tejer historias. Escribir sobre lo “Extraordinario de lo Cotidiano”, nombre de mí blog. Enamorada del desarrollo humano y de la evolución a través del autoconocimiento, la reflexión, el estudio y la introspección. Amante de la fotografía, de captar instantes de vida. Mi debilidad: el chocolate amargo, el café cargado, la cerveza obscura, la guayaba y la sonrisa de Luis. Mi proyecto @vivetubienestar es un espacio creado para promover tu bienestar de forma integral. Estudiante de meditación y activa participante del Centro Budista de la Ciudad de México. Consultora de Aromaterapia Just. El jazmín y la bergamota, mis aceites preferidos ¡El bienestar es parte de ti, vívelo!

Registro

Tienes una cuenta?