Síguenos:

Lilith, luna oscura

Lilith, la raíz de Sophia, la Luna nueva del Luminoso fruto que acompaña Al Padre.
Colette
Lilith como rugido, ha yacido entre las pesadas rocas de los arquetipos más oscuros; como la raíz que nutre un árbol de eternos conocimientos, pero se niega la presencia de sus intrincados caminos interiores.
Desde lo más infame, es sin embargo una esencia que está llegando a su punto de ebullición para destapar la olla en lo vivido, que como colectivo ha sido negado. En esta era veremos lo circular que se había presentado como lineal, aún cuando en el Tao no se han cansado de graficarlo.
¿Qué sonrisa esbozaría el rostro de la negra y salvaje?
Últimamente la observo gritando a través de las mujeres, y la tierra tiembla ante su danza, repugna su presencia, su reclamo, su esencia, se niega, se “sella”, se “apacigua” se le ponen amuletos, se le “aclama” se le ofrenda, se le reza, de todas las maneras donde se clama que calme sus fulgores; pero es que estamos tan cómodos con la belleza apacible de sophia que no queremos ver los cimientos en los que se sustenta y nutre, que dan vida y vuelco, que nutren, y aunque le llamen como le llamen, es una parte putrefacta donde yacen las posibilidades, y en estas entrañas, de vida, está también la renovación, el aullido, lo salvaje, que se pare, que tiene orgasmos, que se sabe propia y verdadera, lo femenino más completo, barro y loto.
Estos días he estado reflexionando en ello: se nos niega Baba Yaga, pero se nos ama Ceres… y dentro de todo se nos niega fatales por divinas; y es preciso recordar la aberración que esto implica.
Cuando sana a lilith dentro de sí comprende la Luna nueva de su Ser y trascendentalmente la de su Clan. Cuando la Luna nueva se reconoce, comienzan las danzas de la Luna y llega de repente la belleza de Sophia, resplandeciente, mística y reconocida; ¿pero qué paso primero? Se tocó el corazón de los volcanes.
La diferencia vernal entre unas filosofías y las originarias que he encontrado es que aquí y en las orientales, esta “Lilith” arquetípica es tocada, para ser reconocida, integrada y entonces llevada a la transformación verdadera; sin baratijas, sin promesas y eso si, con tremendo tesón de minero dispuesto de encarar el asfixiante vacío de las profundidades… y ojo, no se llama a la devoción por la sombra, simplemente he reflexionado en los hilos de su realidad que afinan notas en el tejido que sustenta lo colectivo.
La memoria femenina debe ser escuchada, sin juicios, sin abolición de sus más profundos sentimientos, por que así y sólo así, puede ser integrada y dar el Salto.
Reflexiono, ¿dónde dejamos las verdaderas emociones por ser inadecuadas e inadmisibles en los procesos “neo” espirituales?
Para tomar a Sophia, hay que escuchar al cuerpo, rugiendo, doliendo o como sea. Sublimarlo al entendimiento del amor. Reconociéndole la parte de vulnerabilidad Humana, que con preciso entendimiento es transformación a lo Divinamente Humano.
“Hay un tiempo para cada cosa”
“El amor hace florecer la semilla”
Les dejo un pequeño verso.
Yo, en el Corazón de la Montaña
Para integrar debes reconocer dónde la sombra habita para renacer
Para sanar, lo impuro ha de purgarse
Y aunque debes verme, no oses llamarme
Y si por error me llamas, no intentes detenerme
Derrumbare los templos, derramaré la sangre
Evocaré a los vientos, retumbaré los suelos
Y de las profundidades escucharás mi grito
Del salvaje trueno al interior de la montaña
Y quizás te arrepentirás, de haber tocado
La fibra de lo salvaje que dormía en el fuego
Porque reclamaré con el aullido de mi esencia mi terreno
Mi tierra, la piel de las montañas, los campos de amapolas
Y ojalá sangren los recuerdos
Del olvido de mi nombre en tus entrañas
Y aunque sabes quien soy, jamás podrás nombrarme
Soy Yo, en el corazón de la montaña

fuerzaluna88@gmail.com

Soy una mujer Mexicana, que ha estado en el camino de la Diosa y la recuperación del Sagrado Femenino en la tierra con un profundo interés de Sanar y liberar las memorias de dolor y lucha de nuestros linajes, para caminar en Belleza y Paz sobre la Tierra. Me inicié como Moon Mother en 2012, soy Deeksha Giver, Máster Reiki y Terapeuta Mindfulness,me reconozco chamana, bajo la premisa de sanar las dolencias del alma con intuición, contención y respeto. Fundé Fuerza Luna en 2012 como un Oasis de sanación y Devoción hacia la Vida, a través de compartir e impartir conocimiento, ceremonias, rituales y el gozo del Camino de las medicinas del Alma. Ahora comparto con ustedes este Rezo, intención y amor, con la sencillez de mi servicio. Espero con el corazón abierto, tener la oportunidad de Servir.

Registro

Tienes una cuenta?