Síguenos:

Mujeres Medicina en Plenitud

TmbMujeresPlenitud

De pronto llegan preguntas en la vida que parecieran no tener respuesta inmediata, o una “gramaticalmente tangible o explícita”, como por ejemplo: ¿Qué vine a ser a esta vida? ¿Quién soy? ¿Cuál es mi don? O una que me hacen muy seguido ¿Cómo sé cuál es la medicina de mi alma para dar a este mundo?

La cosa es que no se trata de hacer para ser, como muy probablemente ya lo has escuchado con frecuencia. Se trata de sólo ser cada día de tu vida… y esto ¿qué carajos significa? Dentro de las infinitas posibilidades de lo que es también significa quedarte quieta, observar y comenzar a escuchar la sarta de cosas que pasan por tu mente, hasta que ya haya sido suficiente verborrea (de lo que no es) como para comenzar a tomar consciencia de tu respiración y de lo que está sucediendo en el momento presente; escuchando esa parte de ti que muere de ganas por conectar profundamente contigo, esa vocecita que rara vez entiende de los límites de la palabra, que habla un lenguaje casi indescriptible y que conforme le prestas atención se va fortaleciendo.

fuente: destressmonday.org

 

Parada frente al precipicio del inicio de un gran año con infinitas posibilidades posibles, comenzar por lo tangible es buena opción. ¿Cómo está tu casa? ¿Qué sientes cuando piensas en la cocina, la alacena, la sala? ¿Qué sientes cuando piensas en tu cuarto, en tu closet, en los escondites bajo la cama o aquel cajón intocable en el que guarda cosas que ya ni recuerdas que existen? Tu casa, pero más aún tu cuarto es un gran reflejo de ti (como todo lo demás en la vida jojo).

fuente: meltemsahin.info

Regálate un día de estos (no procrastines demasiado o se irá otro año más), para darte un clavado a mover lo que te haya faltado mover, hasta que logres armarte de un espacio solo para ti, un lugarcito en tu cuarto, en tu casa, dentro o fuera, en el que puedas pasar el tiempo solamente para estar,  para tomar aire del andar rápido de la vida, un espacio sagrado que te recuerde que hay una voz dentro de ti que te busca y está ansiosa por conectar contigo cada día.

Un espacio que pueda recordarte lo que te gusta de la vida, aquellas cosas que hacen que tu alma brille y que la ilusión del tiempo desaparezca. Al final de cuentas, la mejor medicina que podemos dar a otros es la que hemos probado en nosotras mismas, y que nos ha sanado de la desconexión con la vida misma. ¿Lista para descubrir eso que quiere renacer en ti?

Ofelia G. Bojórquez, #MujerMedicina, fundadora y terapeuta.

Registro

Tienes una cuenta?

Perdido tu contraseña? Por favor, introduzca su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Usted recibirá un enlace para crear una nueva contraseña a través de correo electrónico.